Inicio / Noticias / ¿Para qué sirven los tornillos de banco en un taller mecánico?

¿Para qué sirven los tornillos de banco en un taller mecánico?

Un tornillo de banco es una de las herramientas más útiles para cualquier taller mecánico, así como en cualquier otro de metalurgia, carpintería o bricolaje.

Antes de comprar tornillos de banco hay que tener claro qué es un tornillo de banco. Un tornillo de banco es un dispositivo mecánico que es utilizado para poder inmovilizar un objeto sobre el cual se va a realizar un trabajo en particular y poder así llevarlo a cabo de manera segura.

Este tipo de elemento se encuentran compuestos por dos mordazas paralelas, una de ellas fija y otra móvil, que se desplaza hacia adentro y hacia fuera al girar un tornillo y una palanca.

Los tornillos de banco se fijan directamente a una mesa de trabajo para así poder agarrar el objeto y poder llevar a cabo diferentes tareas, tales como serrar, taladrar, clavar, cepillar, etcétera. Este tornillo es una herramienta utilizada de forma habitual utilizada por los profesionales de oficios industriales como carpintería, automoción, ingeniería, construcción…

Su función principal es sostener entre sus mordazas un objeto o elemento sobre el que se va a trabajar, en una posición fija, estable y segura. Es una herramienta que sirve para ofrecer al trabajador una mayor estabilidad a la hora de trabajar que al sujetar la pieza con la mano.

Cómo funciona un tornillo de banco

Todos los tornillos de banco funcionan de una manera similar. Su diseño cuenta con una base que permite asegurar el tornillo a una mesa de trabajo, para lo cual se debe hacer uso de uno o de varios tornillos de fijación.

El tornillo de banco se compone de dos mordazas dispuestas en paralelo que trabajan juntas para poder sujetar de una manera firme el objeto y así mantenerlo en su lugar correspondiente. Una de estas mordazas es fija, esta unida a la mesa y la base del tornillo, y la otra es móvil, que se desplaza para adaptarse a la pieza con la que se va a trabajar.

Además dispone de un tornillo roscado, que está conectado a las mordazas y que atraviesa el cuerpo del tornillo de banco. Este se controla mediante una manivela, la cual, al girarse, va ejerciendo una presión a través del tornillo.

Tipos de tornillos de banco

Existen dos tipos de tornillos de banco principalmente, que son los siguientes:

Tornillos de banco portátiles

Estos se pueden mover y ser acoplados a diferentes superficies de trabajo de una forma muy cómoda, rápida y sencilla.

Tornillos de banco permanentes

Por su parte, los tornillos de banco permanentes son los más habituales en los talleres mecánicos, siendo aquellos que se atornillan a la encimera de la mesa de trabajo y permanecen de manera fija en la ubicación elegida.

Estos son los más empleados tanto en el ámbito de la automoción como en otros ámbito y sectores, ya que permiten sujetar de una manera segura objetos voluminosos o pesados, sin que haya riesgo de que el objeto o el tornillo se puedan llegar a caer del lugar de trabajo.

Check Also

Cómo llevar a cabo una reparación de frenos en tu vehículo

Cómo llevar a cabo una reparación de frenos en tu vehículo

Una de las mayores preocupaciones que tienen los mecánicos, y también muchos conductores, es la …

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies