Home / Noticias / Taller de coches en Madrid
Taller de coches en Madrid

Taller de coches en Madrid

El sistema de suspensión es uno de los principales valores de seguridad activa dentro de un automóvil, estando formado por varios elementos elásticos que se encargan de conectar las ruedas y ejes con las partes del vehículo que no tocan el suelo y que, por este motivo, quedan suspendidas. La finalidad de este sistema es absorber las irregularidades del terreno por el que circula un vehículo, manteniendo el contacto entre el vehículo y el suelo y estando enfocado a garantizar la comodidad de todos los ocupantes.

Un sistema de suspensión que se encuentre en mal estado puede ser muy peligroso, ya que puede llegar a provocar que un vehículo se salga de la vía. Por este motivo siempre se debe reparar suspensión neumática que se encuentre dañada o en un estado inadecuado.

Pese a que este sistema tiene una gran importancia en materia de seguridad, diferentes estudios aseguran que tan solo un 10% de las ITV desfavorables están causadas por el mal estado de la suspensión. En todo caso es muy recomendado acudir a un taller de coches en Madrid para revisar este sistema y garantizar la seguridad de los ocupantes, así como para solucionar cualquier problema que se detecte en el mismo, como puede ser el notar con mayor intensidad los baches del terreno o a la hora de superar los badenes en comparación con lo que se notaba con anterioridad.

Entre los componentes básicos de un sistema de suspensión se encuentran el muelle y el amortiguador, existiendo diferentes tipos pero todos ellos con un funcionamiento similar. En el momento que la rueda se encuentra con una irregularidad en el terreno, el muelle se comprime para absorber la misma. Al acabar de comprimirse, el muelle se expande para asegurar que el vehículo contacte con el terreno por el que circule y cuando se expande por completo vuelve a comprimirse…

El desgaste en este sistema viene dado habitualmente por el enjevecimiento de los amortiguadores, no tanto por una rotura de los muelles, aunque este también puede ser el causante. En aquellos momentos en los que los amortiguadores están gastados, el fluido pasa con rapidez de una a otra cámara, haciendo que el muelle bote y rebote y el vehículo note una gran pérdida de adherencia con el terreno y estabilidad, con el riesgo que ello conlleva.

Dada su importancia resulta fundamental llevar a cabo un correcto mantenimiento del mismo, para lo cual la única opción es la revisión de los diferentes elementos que lo compone para que siempre se encuentren en perfecto estado. Cuando se detecte algún tipo de daño o desgaste habrá que sustituir el elemento afectado por uno nuevo.

En la actualidad estos sistemas se comprueban con los medios oportunos en un taller mecánico cada 20.000 kilómetros aproximadamente, siendo la vida útil de los componentes del sistema de suspensión de unos 60.000 a 80.000 kilómetros.

Algunos indicios de que un sistema de suspensión no funciona bien son:
  • Desgaste irregular de los neumáticos.
  • Pérdida de aceite en los amortiguadores.
  • Excesiva inclinación del morro del coche al frenar.
  • Vibración apreciable de manera exagerada en las luces al circular de noche.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Featuring Advanced Search Functions plugin by YD